Aquí no hay sonrisas de viajantes carga-Venus.

 

Sólo están los descendientes de un joven cilindrero

y su triste melodía,

en una limpia mañana sin retorno.