Mi obra es un modo de relación con lo que me rodea.

Aferrándome a ese devenir que fluye en mi derredor; salgo; ando; busco; encuentro en las calles, las plazas, las casas, los cuerpos y los rostros el rastro de historias que, en la inercia de lo cotidiano y la costumbre, se convierten en instalaciones, personajes, acciones performáticas que apropio para reconstruir mi experiencia y, por ende, reconstruirme.